Datos del autor

San Isidoro


"La oración es propiedad del corazón, no de los labios, que Dios no atiende las palabras del que ruega sino que mira su corazón"

4,25