Visor de Frase

"El trueno asusta a los niños; las amenazas a los hombres tontos"

Demófilo

3,60
Compartir


Comentarios para esta frase

Maryuska

¿el trueno solo asusta a los niños?

si es cierto el trueno asusta al los niños que no estan acostumbrados a vivir en zonas donde existen tormentas eléctricas, el caso de mi hijo , vivimos en Chile y ese fenomeno rara vez se da, pero cuando viajamos a Argentina mi país, es normal los truenos y relámpagos en tormentas de verano, pero no estoy de acuerdo que las amenazas a los hombres tontos aqui hablamos de AMENAZAS y ellas deben preocupar no solo a los tontos sino a los inteligentes tambien, hombres y mujeres, porque hay amenazas que se cumplen, es de tener cuidado.


Gegonzalez

Excelente

En mi país se diría: "PERRO QUE LADRA, NO MUERDE", el que tiene inseguridad al momento de la tormenta, jamás conocerá el sabor de una nueva mañana.


Palencia

El trueno asusta a los niños

Las amenazas asustan a los hombres tontos y a los demas nos infunden respeto porque a veces las amenazas vienen precisamente de hombres tontos que no respetan a nadie.


Francisco54

" susto y sobresaltos"

Muchas veces en el día; encontramos cosas que nos intimidan, no obstantes si somos dignos hijos de DIOS, confiamos en ÉL, para seguir adelante; muchas personas pierden la vida a causa de temporales, la nieve, la lluvia, los vientos, terremotos y maremotos, pero eso és parte de la evolución de nuestro planeta; no se puede evitar, son muchos los que mueren por causa de conductores borrachos; y por las armas, las guerras; las pandillas, esas muertes se podrian evitar, no és solución construir carceles, Sino la solución sería construir escuelas.


Tonypotosino

Temores innatos

Una frase muy apegada a la realidad. Aun cuando la inocencia de los niños no conoce temores pareciese mentira pero se cree que es algo innato el miedo que causa en los infantes el ruido ensordecedor de truenos y rayos. Con relación a los efectos de las amenazas en los hombres tontos, es algo lógico, en razón que son personas que no tienen argumentos para rebatir amenazas, tal cual niños atemorizados por el ruido de un trueno.