Visor de Frase

"La cólera no nos permite saber lo que hacemos y menos aún lo que decimos"

Arthur Schopenhauer

4,15
Compartir


Comentarios para esta frase

Laurita2040

Todo cierto

Así es cuando estamos muy enojados perdemos la razón y hacemos cosas innecesarias y decimos puras incoherencias. Algún comentario favor de escribir a lauritaandsarkoma666@hotmail.com


Francia

La rabia

En momentos de rabia, no pensamos lo que vamos a decir y a cuantas personas podemos herir, con nuestras palabras pues estamos segados por la misma, es en ese momento cuando debemos ubicarnos para no hacer daño a los demás asi se lo merezcan.


Starwatcher

Whatz is wrong with u?

Pues muy tierna la frasecita, qué lindo, hasta mi amiga Ximena dijo que sí, que había que devolverla... pero yo (y creo que todos los demás) me la gano sudandola y no la devolvería... de pronto al banco, pero en la cuenta de ahorros, ya que si no la quieren usar o no les sirve, pues que la ahorren para los hijos...


Chapina

El enojo!!!!

Es tan tonto que no nos damos cuenta el dano que le estamos haciendo a las personas que estan alrededor nuestro. La colera es algo que puede llegar a destruir una amistad y hasta familias separar, por eso cunado sientas colera cuenta hasta diez las veces que creas necesario hacerlo. No te dejes llevar por tus sentimientos en ese momento porque son traicioneros.


Jmartinez

Enojados no pensamos

Es inevitable que el hombre se enoje alguna vez, pero no debemos dejarnos dominar por la cólera, ya que ésta nos causaría más daño. Por la cólera perderemos amistades y los años que tardamos en construirla, porque una amistad se construye en mucho tiempo, pero se puede perder en un segundo. No permitamos que la cólera nos ciegue y pensemos antes de actuar. El enojo destruye, pero la calma construye.


Bolpersa

Cuestión de opinión

Eso pordría aceptarlo será en el plano consciente. Sin embargo la Palabra de Dios dice claramente que "DE LA ABUNDANCIA DEL CORAZÓN HABLA LA BOCA". Podría ser también que en el subconsciente tengamos almacenado nuestros verdaderos criterios y los mismos salen a flote en tales momentos. Lo que si creo, es que la persona sabe lo que habla y es responsable de sus acciones y de sus palabrasl. Alimentemos nuestra mente y nuestro corazón con la Palabra de Dios para que, en vez de disociar, edifiquemos. Pidamos a Dios prudencia para construir a través de los dichos de nuestra boca. Que la Palabra de Dios abunde en nuestros corazones. Saludos desde Panamá.